Llamaron, Comprendía, Seguro

Josh vivía atormentado desde hacía años. Nadie sabía lo que le pasaba pero se había vuelto huraño y desconfiado. Antes saludaba siempre, ayudaba a los vecinos, sacaba la basura, pero por alguna razón ya no parecía feliz. Daba la impresión de que no se sentía seguroComprendía que estaba en un lío y que todo se había torcido al final. – ¡Las cosas no tenían que salir así! ¡Mi plan era perfecto! – se decía. De pronto llamaron a la puerta y en segundos todo había terminado. La policía se lo llevó para siempre mientras desenterraban los cuerpos de los niños que estaban en el sótano.