Nueve, Vez, Camino

Allí está otra vez, como cada mañana, en el piso número nueve… Se levanta un poco tarde para mi gusto, pero merece la pena. Así me da tiempo a llegar, prepararme un café y sentarme a ver como abre la ventana. El camino no se me hace el mismo y la oficina tampoco, desde que tenemos vecinos. Bueno. Vecino, más bien. No sé por qué me estoy acordando del anuncio aquel de la Coca-Cola Light… ¡Uf! ¡Qué calor! ¡Ya sale! Creo que yo también voy a abrir la ventana…